¿El estrés financiero no te deja dormir? Algunos consejos para recuperar el sueño

finanzas y sueño

Es difícil descansar cuando las necesidades financieras afloran . Y con todas esas preocupaciones financieras puedes estar lidiando con un murmullo constante en tu cabeza. No sólo es estresante pensar en las preocupaciones financieras durante el día, sino que también pueden invadir tu rutina nocturna y hacer que conseguir dormir lo suficiente sea un sueño lejano. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para dormir mejor durante el estrés financiero.

Una llamada de atención respecto al estrés financiero

En un intento de descubrir los factores positivos y negativos que influyen en el sueño, el estudio State of America’s Sleep (Estado del sueño en Estados Unidos) formuló a los individuos preguntas relacionadas con su vida cotidiana y el sueño. Se descubrió que más de la mitad (60%) de los que se autocalifican como personas que no duermen bien viven de cheque en cheque y tres de cada cuatro (75%) están preocupados por su propio futuro financiero.

El estado económico desempeña un papel muy importante en la forma en que nos vemos y nos sentimos con nosotros mismos, y el año 2020 ha puesto en jaque la estabilidad financiera de todos.

¿Estoy ganando suficiente dinero? ¿Estoy ahorrando lo suficiente? ¿Cómo voy a pagar esa factura? ¿Tengo suficiente para mantener a mi familia? Estas son las preguntas que tal vez ya le hayan quitado el sueño y que ahora se amplifican debido a la pandemia de COVID-19.

“La pandemia ha creado un entorno de incertidumbre e inestabilidad”, “Todo este cambio e inestabilidad crea preocupaciones inmediatas, como la forma de mantenerse a sí mismo y a la familia, pero también preocupaciones a más largo plazo sobre lo que depara el futuro.”

Con todo lo que está sucediendo, no es de extrañar que dormir lo suficiente se haya convertido en un reto, por ello vamos con algunos tips para que vuelvas a dormir un poco:

Dormir ahora, preocuparse después

El objetivo no es ignorar directamente las finanzas, sino reservar un tiempo para pensar en ellas, de modo que no aparezcan a la hora de dormir y en tus pesadillas. Lo que se sugiere es programar un momento específico del día o de la semana para abordar las preocupaciones financieras. “Es más fácil abordar los problemas en pequeños pasos, y evitar el problema sólo hace que crezca esa nebulosa nube de preocupación. En su lugar, concéntrese en sus esfuerzos para resolver los problemas de dinero durante el tiempo que ha reservado, y luego salga de ese ciclo de preocupación.” Abordar tus preocupaciones durante tu ciclo de preocupación te ayuda a minimizar las interrupciones durante tu ciclo de sueño.

Haz ejercicio

Todos conocemos los beneficios físicos del ejercicio, pero no te olvides de los beneficios para combatir el estrés. Cuando haces ejercicio, tu cerebro activa unos neurotransmisores llamados endorfinas. Las endorfinas son las responsables de la sensación de felicidad y satisfacción. Y sentirse bien ayuda al proceso del sueño. El ejercicio es una nana para tu cuerpo, y sólo 30 minutos al día pueden prepararte para un buen descanso nocturno.

Mejore su ritual antes de acostarse

No puedes lanzarte directamente a dormir. Hay que crear el ambiente adecuado. Se sugiere crear una rutina antes de acostarse al final del día para “ayudar a preparar el cuerpo y la mente para el sueño”. Algunas actividades sencillas antes de dormir que puedes añadir a tu rutina son apagar tus dispositivos, sumergirte en la oscuridad con cortinas opacas o disfrutar de una bebida agradable y relajante como el té de manzanilla.

Busca ayuda económica

Aunque el sueño te ayude a disipar todos tus problemas, las preocupaciones financieras seguirán estando ahí cuando te despiertes. A lo largo de la pandemia, han surgido grupos y asociaciones que han estado asesorando a la gente sobre los pagos de emergencia de las tarjetas de crédito y la indulgencia de la hipoteca, al tiempo que proporcionan recursos para la ayuda financiera de emergencia durante el periodo de COVID-19.

El estrés financiero te ha estado robando, dejando noches inquietas y aún más estrés a su paso. Pero la clave para dormir un poco es mantener los ojos abiertos. Fija un horario para manejar tu estrés financiero, crea una mejor rutina de sueño y busca ayuda financiera si la necesitas para volver a tener un sueño reparador.