¿Provocan insomnio las alergias?

alergias y insomnio

Se va acercando la época de alergias. Descubre cómo puedes mejorar tus síntomas durante la temporada de alergias de la mano de consejos de grandes expertos en estilo de vida, sueño y relaciones, para que puedas dormir mejor por la noche.

Siempre es agradable que llegue la primavera, pero los que padecemos alergias estacionales podemos estar un poco preocupados por cómo afecta esta estación a nuestro sueño. Y con razón. Un estudio publicado en la revista Archives of Internal Medicine demostró que las personas con fiebre del heno y otras alergias tienen dificultades para dormir. Además, estas personas tienen más del doble de probabilidades que los no alérgicos de padecer trastornos del sueño como el insomnio.

¿Por qué tenemos alergias?

Las alergias aparecen cuando el polen (abundante en primavera) y otros alérgenos, como el polvo doméstico y la caspa de las mascotas, irritan las fosas nasales. Esto provoca síntomas como estornudos, secreción nasal y ojos llorosos, y afecta hasta al 50% de la población.

Y debido a esto el insomnio, la apnea del sueño (respiración irregular) y otros trastornos del sueño afectan hasta al 30% de personas.

¿Qué causa el empeoramiento de las alergias?

Los síntomas de la alergia tienden a empeorar durante la noche por varias razones. Las alergias hacen que los conductos nasales se hinchen, por lo que hay menos espacio para que pase el aire, lo que dificulta la respiración nasal. El cortisol, una hormona antiinflamatoria, está en su nivel más bajo durante la noche. Esto provoca un mayor nivel de inflamación en la nariz y los pulmones. Al acostarse para dormir entra en juego la gravedad, y eso puede hacer que la congestión se desplace, dificultando aún más la respiración nasal. Además, la exposición a los ácaros del polvo y a los animales domésticos es más frecuente por la noche, lo que aumenta los síntomas de la alergia. Y la histamina, que participa activamente en la regulación del sueño, puede empeorar los síntomas de la alergia.

Con todo esto, es fácil ver cómo respirar por la boca puede causar sequedad bucal o dolor de garganta. El goteo postnasal de una nariz que gotea puede provocar tos. La respiración interrumpida, o apnea del sueño, puede provocar ronquidos. Y cuando no respiramos bien, es más probable que nos duela la cabeza. Todas estas cosas también interfieren en nuestro sueño.

No es de extrañar que cuanto más graves son los síntomas de la alergia, más problemas tiene la gente para conciliar el sueño y permanecer dormida. E incluso cuando duermen, los alérgicos suelen decir que se sienten somnolientos durante el día. La mayoría afirma que sus síntomas de alergia, como los estornudos y los mocos, también interrumpen el sueño de su pareja.

¿Qué puede hacer?

Entonces, ¿qué podemos hacer durante la temporada de alergias para ayudarnos a dormir bien?

Convierte tu dormitorio en el sitio ideal para dormir

– Mantenga la tecnología fuera del dormitorio.
– Mantenga el dormitorio oscuro, fresco y silencioso.
– Mantenga las ventanas del dormitorio cerradas para evitar que los alérgenos entren con la brisa.
– Compruebe los sistemas de calefacción y aire acondicionado. Asegúrese de que los filtros están limpios.
– Cambie las sábanas y las fundas de las almohadas con regularidad. Utilice tejidos naturales y limpiadores naturales para su ropa de cama.
– Protéjase de los ácaros del polvo utilizando fundas de plástico para el colchón y la almohada para evitar la exposición durante la noche. Si su cama tiene más de 7 años, considere la posibilidad de comprar un nuevo colchón. Las almohadas deben sustituirse cada 6 meses y, desde luego, nunca deben conservarse más de 2 años. Busque una almohada que llene el espacio entre la cabeza y los hombros cuando se acueste.
– Si es alérgico a las mascotas, manténgalas fuera de la cama y, si es posible, del dormitorio.
– Aspire las alfombras y los muebles con frecuencia. Algunas aspiradoras vienen con un filtro adicional para alergias incorporado. Si tiene suelos de madera o baldosas, manténgalos libres de polvo y caspa de animales.
– Para añadir humedad al aire, considere la posibilidad de utilizar un humidificador. Asegúrate de cambiar el agua con frecuencia para que no crezca el moho.

Tome una rutina más “natural”

– Toma un baño de vapor para ayudar a descongestionar el aire y poder respirar mejor.
– Dúchate antes de acostarte. Esto ayuda a eliminar el polen u otros alérgenos que se han transferido a tu cuerpo durante el día.
– Toma una taza de té caliente (de hierbas, sin cafeína) o agua caliente con limón para descongestionar. Intenta evitar la cafeína a última hora del día.
– Utiliza un enjuague salino nasal. Esto ayuda a reducir la hinchazón de las fosas nasales y también elimina el polen que pueda haber en la nariz. Los aerosoles nasales descongestionantes no se recomiendan para las alergias, ya que su uso a largo plazo (más de 3 días) puede hacer que la nariz se inflame más.
– “Desconéctese de los ordenadores y otros dispositivos electrónicos una hora antes de acostarse.
– Si las alergias siguen impidiendo que duerma lo que es tan importante para su salud y bienestar, hable con su médico o alergólogo para que le haga una evaluación completa y determine sus opciones de tratamiento.

¡A dormir bien!