Somieres plegables

Los somieres plegables son muy especiales ya que permiten que la cama se pliegue y pueda guardarse para facilitar así el ahorro de espacio. Son bases para cama idóneas para instalarlas en habitaciones de difícil acceso debido a su este sistema.

Leer más...

Tipos de somieres plegables

Son somieres de láminas y cuentan con un sistema de doblaje a la mitad. Podrás abrirlo y cerrarlo sin problemas y esfuerzo. Es  muy recomendable en habitaciones con pequeñas, habitaciones de invitados y hostales. Suelen utilizarse en distintos tipos de cama pero tienen la misma funcionalidad.

Camas mueble

Eran el modelo más utilizado antiguamente. Si no tenías espacio y necesitabas contar con una cama supletoria. Se doblan a la mitad y quedan guardadas como un mueble, suelen llevar ruedas para poder transportarse mejor. Los somieres de lamas aportan la ventilación y el soporte idóneos para el descanso.

Las camas supletorias con somier de lamas ocupan poco espacio y algunos modelos incorporan una funda para su almacenaje. Los dispositivos para el despliegue de las camas plegables son de fácil manejo para su apertura y cierre rápido y seguro. La elaboración de estos productos, con materiales resistentes y partes móviles simples y fuertes, garantiza una duración a largo plazo.

Camas nido

Son las más comunes. En la mayoría de las cama nido las únicas partes que necesitan ser doblada del colchón son las patas. Son ideales para habitaciones infantiles ya que podemos tener en un mismo espacio dos camas y usarla cuando se necesario. Además estos somieres son de las mismas características que un somier normal por lo que puede usarse tanto de forma ocasional como permanente

Las camas nido constan de una cama almacenada bajo la otra. La inferior se pliega dentro del espacio disponible bajo la cama superior. La extracción resulta sencilla, porque incorpora ruedas para un deslizamiento sencillo. Tras extraerla, la cama supletoria despliega unas patas extensibles automáticas y queda completamente instalada. La operación de plegado consiste en los mismos pasos en orden inverso.

La cama de abajo siempre medirá igual o menos que el somier superior, y el colchón deberá entrar en el espacio que este permita. En el caso de que el sitio de almacenamiento permita el uso de un colchón idéntico al superior, al desplegar la cama quedará a la misma altura que la superior.

Sofá cama

Son también muy habituales porque siempre vienen bien y son muy decorativos gracias a su base tapizada. No son tan cómodos aunque los fabricantes cada vez los realizan con mayor confort. Son muy versátiles y pueden sacarte de un apuro en más de una ocasión. El somier de estos sofás suele plegarse en tres y disponer de compartimentos para guardar las almohadas.

Estas bases suelen ser de láminas y cuentan con un bastidor donde se sitúan las láminas de forma horizontal. En función del tipo de láminas (tamaño, material, número de láminas…) variarán sus características y prestaciones. Debido a ello varía la firmeza, la flexibilidad y la durabilidad del somier y del colchón. También hay que tener en cuenta el tipo de transpiración que necesita el colchón.