Filtro

Color Principal
Eligir Medida

Cabeceros acolchados

El cabecero consiste en un tablero adosado a la pared en la parte superior de la cama. La función es prevenir el roce de la cabeza del durmiente con la pared, y evitar que las almohadas o mantas se cuelen entre la pared y la cama, sin embargo  también cumple una función estética y, según el diseño, hallarás un mundo de posibilidades para decorar y complementar la cama y darle un aire personal a la estancia. 

Leer más...

Cabeceros acolchados al mejor precio

Tendencia ascendente en la actualidad, los modelos acolchados se van convirtiendo en opción de diseño moderno, que aúna carácter y funcionalidad a tu dormitorio. 

Los cabeceros son la manera de aportarle un toque de originalidad a tu dormitorio. Los puedes adquirir de diferentes estilos y materiales: madera, chapa, tela, polipiel y cuero, entre otros recubrimientos. Los cabeceros acolchados son idóneos para dormitorios sencillos y clásicos a los que desees añadir tu toque elegante y personal. 

Se diferencian por el material de su elaboración, por el grosor del acolchado, el tamaño y el color. Según el material pueden estar realizados con tela, piel, polipiel y demás recubrimientos.  

Cabeceros acolchados cómodos y elegantes

Un acolchado grueso te aportará mayor comodidad y confort que un cabecero fino. En este sentido, los acolchados resultan cómodos y útiles, pues realizan el papel de respaldo contra el que apoyarse y relajarse. Los descubrirás en multitud de colores y tamaños que se adaptarán a tus necesidades. El tamaño a elegir te lo indicará el colchón, somier o  cama canapé ; es recomendable que sobresalga unos 5 cm por cada lado del conjunto total de la cama.

Estos cabeceros son muy higiénicos ya que protegen la pared de la suciedad y son muy sencillos de mantener limpios. Dentro de los modelos de acolchado cada vez encontramos variedad e innovación de diseños que no se queda en el típico acolchado clásico. Las formas habituales son los cuadros, los rectángulos o las media lunas, pero empiezan a ser frecuentes los motivos triangulares, ondas, aspas, u otras formas geométricas. Todo ello sin olvidarnos que también se pueden adquirir en colores lisos.

¿Qué mantenimiento necesitan los cabeceros de cama acolchados?

La limpieza de los cabeceros es fácil gracias a la estructura de madera que le aporta resistencia.

En el caso de los cabeceros de polipiel, se pueden limpiar frotando la superficie con un trapo humedecido. Sin empaparlo demasiado, y agua jabonosa con limpiador neutro para la eliminación de las manchas más resistentes. Están desaconsejados los productos abrasivos o productos de limpieza genéricos para el hogar, pues podrían dañar la integridad de la superficie de la piel.

Los cabeceros de tela, en general, deben protegerse de la luz solar directa. La radiación solar puede deteriorar el color si se trata de modelos estampados. La tapicería debe limpiarse con cierta regularidad y recibir una limpieza profunda anual. Las distintas telas tienen recomendaciones específicas sobre su limpieza y mantenimiento que debe conocer el usuario.