Diez consejos a la hora de escoger un colchón

double-bed-1215004_640

Tener un sueño de calidad durante toda la noche es un elemento crítico para una buena salud.

Está demostrado científicamente la multitud de procesos reparadores que se producen durante el sueño y que solo asegurando un sueño profundo e ininterrumpido produce sus efectos beneficiosos.

Escoger el colchón que más se adapte a nuestro cuerpo será fundamental para conseguir ese descanso óptimo.

Escoger un colchón

Sabemos que buscar un colchón conlleva una labor de aprendizaje importante sobre las novedades tecnológicas ya que es probable que hayan pasado muchos años desde la última compra, por eso queremos dar algunas pautas muy sencillas que sirvan de referencia:

Dormimos un tercio de nuestra vida. Da la importancia que tiene a este proceso de comprar un colchón. Un colchón es producto que será nuestra cama, dónde dormiremos una media de 30.000 horas, por eso, es muy importante dedicar algo de tiempo, será una muy buena inversión.

 

¿Cuándo cambiarlo? Asocama, la asociación española de fabricantes de colchones, recomienda hacerlo como máximo cada 10 años, por higiene y confort. Los materiales se van deteriorando con el tiempo, pierden sus propiedades de confort y ya no garantizan ni el descanso ni la higiene. Un colchón en mal estado provoca dolores y hace que te levantes sin energía.

Lo que es bueno para uno no es bueno para todos, muchas veces escuchamos, “..a mi me fue muy bien un colchón de xxxx material..” esto no debe de influir nuestra decisión ya que las necesidades de descanso son absolutamente individuales. No existe una solución perfecta para todos, debemos dejarnos asesorar para que nos indiquen el producto que más se adapta a nuestra manera de dormir y nuestra fisionomía.

Buscar por materiales y no por necesidades. A veces puede confundir más que ayudar. No debemos obcecarnos con los materiales. Es sencillo, lo que nosotros buscamos es un producto que nos permita dormir bien. La tecnología es el medio para conseguir un buen descanso pero primero hay que saber qué confort es el más adecuado para nosotros. Prueba y fíate de las sensaciones, es lo que importa realmente.

“Nadie da duros a pesetas”, es una frase hecha, pero la realidad es que la investigación, los materiales, tecnologías y desarrollos requieren de una inversión que muchas empresas no pueden asumir. Desconfía de ofertas de ganga y dirígete a fabricantes de primer nivel que sean especialistas en lo que hacen ofreciendo garantías de ello.

El tamaño importa. Si, la superficie donde la que hemos dormido desde pequeños ha sido de 90×190, pero comprar tu propio colchón para compartir cama con otra persona la media ha sido desde siempre 135×190, lo que da a cada persona un espacio de descanso de…67.5cms, muy reducido, representa una disminución importante del espacio “vital” para descansar. La tendencia hoy en día es ir hacia 150×190 o más recientemente a 180×200, ambas medidas ya consideradas como bastante estándar. Solo en la medida de 180×200 estaríamos usando el mismo espacio “vital” que cuando dormíamos solos.

¿Largo? Importante, si, el colchón debe de permitir estar tumbado y que no cuelguen los pies. Apoyado en la almohada debe de quedar un espacio de unos 10-15 cms. Por debajo, esto nos guiará en la medida del largo del colchón que necesitamos.

Todo cuenta. El buen descanso se consigue gracias a la combinación de un colchón, una almohada y una base adecuada. Tenemos tendencia a pensar darle toda la responsabilidad del descanso al colchón pero en realidad es importante tener en cuenta que una almohada mal elegida o en mal estado puede hacer que el mejor colchón no sea útil porque ese sencillo elemento hará que no podamos dormir.

Alergias Cada vez más comunes, es importante tener en cuenta este punto a la hora de comprar, no hay que dar nada por asumido, no todos los colchones son iguales ni todos tienen tratamientos específicos, sólo Pikolin ha desarrollado componentes que aplica en las espumaciones de las capas justo debajo de la tela que permiten garantizar la máxima higiene contra ácaros bacterias y hongos específicos del descanso. Porque si, aunque de algo de reparo hablar de este tema, después de unos años el colchón acumula restos de piel muerta de tamaño microscópico que se va depositando sobre el colchón (aunque lógicamente se cambien y laven las sábanas) ese es el alimento de los ácaros cuyas heces son los alérgenos que provocan una cantidad importante de alergias .

Temperatura. Si, si, la temperatura es algo que preocupa porque hombres y mujeres tenemos diferentes termostatos. Aun así hay principios básicos que mejoran el control de la temperatura en una cama. Los bloques de muelles es el núcleo de colchón con mayor ventilación, gracias a que el aire circula libremente por su interior la capacidad de aireación es máxima. Es la cámara de aire aislante, similar a la de las cubiertas de los tejados en las casas.

Existen tecnologías celulares (espumaciones técnicas) punteras como Bultex que tiene una permeabilidad al aire del 96% es decir, pasa libremente por sus células el 96% del aire.

¿Qué tecnologías existen hoy en el mercado?

Si hace años que no has comprando un colchón es posible que te encuentres un poco perdido si te pones a mirar por internet o en tiendas. Te resumimos de una manera muy sencilla las tecnologías que puedes encontrar.

El colchón ha evolucionado muchísimo en la última década, las cosas han cambiado mucho, las ventajas son la disponibilidad de cientos de combinaciones de niveles de confort con un único fin, proporcionar un descanso personalizado.

Colchones de muelles

El que tiene una mayor cuota de mercado en nuestro país, ya que lo prefieren más de la mitad de la población. Hay diferentes tipos de muelles hoy en día, y no son todos iguales ni mucho menos.

Hilo continuo

El más avanzado, como Normablock. Con un solo hilo de acero se forma una fila del colchón que va de la cabeza a los pies.  Tiene una zona lumbar reforzada para adaptarse mejor al reparto de pesos de una persona. Una durabilidad muy elevada al no haber uniones, no hay roturas.

Normasense es la última novedad de Pikolin, son los colchones hídridos, ¿por qué?, porque llevan en el interior una combinación de muelles de hilo continuo e insertadas en el interior, tiras de amortiguación en espuma HR. Una combinación única de lo mejor de ambos mundos, muelles y espumas. Además Normablock sigue siendo el bloque de muelles tecnológicamente más desarrollado, por soporte, por ergonomía, por durabilidad. Este interior acompañado con múltiples capas de confort convierten a los colchones de Pikolin de las series Neo, Elite, Active o Practik en verdaderas referencias de confort.

Muelle bonell o bicónico

Se trata de los muelles primitivos, originalmente usados en automoción para asientos ya en el siglo XIX. Con forma de doble cono invertido, más estrecho por el centro y unidos de uno en uno, tienen muchos riesgos de rotura por su configuración. Se utilizan en colchones de gama baja.

Muelle Pocket o ensacado

Inventado en 1900 por James Marshall. Se trata de muelles con forma de barrilete y envueltos individualmente. Proporcionan un confort progresivo. La firmeza que aportan en inferior a la del muelle continuo.

Espumas

Bultex

Por supuesto para las personas que prefieren el confort que proporcionan las espumas se ha desarrollado  Bultex, una referencia  internacional y una manera de concebir la construcción de cada una de las célula que hay en el interior del colchón que lo diferencia clarísimamente del resto, por sus mejores prestaciones de confort, ventilación y durabilidad.

Espumas viscoelásticas

Una innovación de los años 80. Se trata de una espuma de alta calidad que toma la forma del cuerpo en contacto con el mismo, es decir, hace una “huella”. Este material ha perdido auge como parte básica del colchón, el núcleo, el corazón, para convertirse en un buena aliado de los muelles o espumas mejorando el confort de acogida. En mucha gente ha generado rechazo por el calor y la sensación de atrapamiento que proporciona.

Látex

Una innovación de 1926 cuando Dunlop introdujo la tecnología. Hoy en día sólo es un referente si es la tecnología Talalay, una manera diferente de conseguir la vulcanización para un material de altas prestaciones con una adaptabilidad punto a punto.

Espumas HR (alta resiliencia)

Espumas que poco tienen que ver a los colchones de hace muchos años. La manera de hacerlos ha cambiado y mejorado. Se trata de productos de alta calidad

Pero tras tantas novedades al final, el colchón de muelles sigue siendo el protagonista en ventas, ¿por qué?  Por varias razones, porque muchas personas que han tenido malas experiencias con colchones de látex, visco u otros materiales han querido regresar a las garantías, durabilidad y soporte  que ofrecen los muelles, siempre teniendo en cuenta, que nunca hablamos de los mismos muelles, Normablock  es tecnológicamente superior al resto de los muelles.

Y ahora ¿por dónde empiezo?

Sencillo, primero te recomendamos ir a una tienda especializada y probar diferentes niveles de confort hasta conseguir la que más se adapte a ti, básicamente hay tres niveles, suave, medio y firme.

Una vez sepas la firmeza que te encaja tienes que tener claro el tamaño de colchón que buscas, suele aparecer en una etiqueta aunque la opción más sencilla es medir la base. Los anchos estándar son 135, 150 y 180. El largo estándar es 190, pero 200 o 210 ya no son nada extraordinario. Igual es un buen momento para aprovechar y aumentar el tamaño de la cama si tienes espacio y encuentras una buena oferta. Algo que suele echar atrás es que significa cambiar la ropa de cama para ello hay ofertas interesantes en textil y protección, el cambio es para muchos años, vale la pena al menos valorarlo.

Otros aspecto que deben tenerse en cuenta antes de comprar es si queremos colchones con tratamientos higiénicos específicos o que sean especialmente frescos por su capacidad deventilación.

La postura en la que se duerme no es un parámetro que marque mucho las opciones ya que casi todos los colchones están diseñados para las formas habituales de descanso, boca arriba, boca abajo, de lado y cambiando.

El peso es un elemento importante ya que aunque los colchones están preparados para soportar 2 personas de 90-100 kgs, hay tecnológicas que se recomiendan más para personas con mayor peso, por durabilidad de materiales deberán orientarse a los colchones de muelles continuos.

Con la firmeza buscada, la medida, las necesidades de tratamientos y de ventilación, y el peso de ambos durmientes podemos darle al especialista un buen retrato robot foto de lo que necesitamos.

Será interesante decirle al asesor de descanso si es para una primera vivienda o una segunda o si va a estar en una zona con mucha humedad.

Por último tener un presupuesto en mente. Si un colchón dura una media de 10 años, la cuenta de dividir entre 3650 que son los días de media en los que dormirás en el colchón que buscas te darán una dimensión de la inversión.

Prueba el colchón sin complejos, sabemos que es una situación algo incómoda, tómate tu tiempo no vale con sentarse un segundo y salir rápido. A veces para sentir como actúan las capas de acolchado de visco es necesario estar sin moverse un minuto. Luego gira y colócate en la posición que duermes habitualmente. No te cortes, si te incomoda el asesor, no dudes en pedirle un momento para estar tranquilo y comentar sensaciones con tu pareja.

Ah, importante, está demostrado que probar más de 5 colchones en una tienda es contraproducente ya que confunde más que ayuda, con tantas referencias de confort uno pierde su capacidad de recuerdo. Intenta definir lo máximo posible al especialista tus necesidades para que sea lo más certero posible.

Fuente: Diez consejos para elegir un colchón