Los 3 trastornos del sueño más comunes y cómo tratarlos

transtornos del sueño
Los 3 trastornos del sueño más comunes y cómo tratarlos
5 (100%) 11 votos

El sueño es una de las necesidades más importantes que tienen los seres humanos. Desafortunadamente, no todos pueden dormir bien.

Por ejemplo, los estudios muestran que aproximadamente la mitad de la población en el mundo no siente que está durmiendo lo suficiente y afirma que el sueño insuficiente afecta sus actividades diarias. Parece que el 35 por ciento de ellos califica su sueño como pobre e insatisfactorio, mientras que el 20 por ciento de las personas afirman que no suelen despertarse sintiéndose renovados.

No descansar lo suficiente es un problema grave que puede afectar gravemente la calidad de vida. En la mayoría de los casos, la privación del sueño es causada por trastornos que se desarrollan en un determinado momento de la vida, dependiendo del estilo de vida. Aquí están los tres desórdenes más comunes del sueño que necesita saber.

1. Insomnio

El insomnio es el desorden más común del sueño, afectando a una gran parte de la población americana. Parece que aproximadamente 60 millones de estadounidenses son diagnosticados con insomnio cada año. Los que padecen esta afección informan que tienen dificultad para irse a dormir por la noche, despertarse con frecuencia en el medio de la noche y despertarse más temprano en la mañana de lo planeado o deseado. El insomnio afecta a personas de todas las edades. Sin embargo, las personas mayores son las más afectadas.
No poder descansar lo suficiente debido al insomnio puede llevar a muchos problemas. Por ejemplo, uno puede experimentar somnolencia excesiva durante el día y falta general de energía. Otros pueden tener dificultades para concentrarse, memoria ineficaz y rendimiento deficiente en el trabajo o la escuela. En casos severos, el insomnio puede llevar a la depresión.
Afortunadamente, los doctores e investigadores médicos han logrado desarrollar varias estrategias de tratamiento para pacientes con insomnio. Una estrategia rentable es dormir en la posición correcta. Los especialistas recomiendan dormir de un lado para disminuir la probabilidad de que se interrumpa el sueño.

Además, esta posición del sueño facilita el flujo sanguíneo, reduce los ronquidos y el reflujo ácido, previniendo el dolor de espalda y cuello. Para un buen descanso, los especialistas recomiendan elegir el mejor tipo de colchón para dormir de lado y una almohada fresca. La mayoría de las personas utilizan almohadas de refrigeración porque absorben el exceso de calor, lo que permite un sueño de calidad.

2. Apnea del sueño

La apnea del sueño afecta a casi 10 millones de estadounidenses. Ocurre cuando la respiración de una persona se detiene durante algún tiempo durante la noche debido a la obstrucción del tracto del depósito. En respuesta, el cerebro despertará parcialmente a la persona del sueño para que pueda respirar más fuerte y deshacerse de la obstrucción.
Muchas personas afectadas con esta afección no pueden dormir continuamente. Cuando la interrupción ocurre severamente, el cerebro no tendrá suficiente tiempo para reajustarse al modo de sueño. Esto significa que el cuerpo no volverá a las fases más profundas del sueño donde los órganos, tejidos y funciones cognitivas se preparan para el día siguiente.
Es posible tratar la apnea del sueño empleando técnicas tanto médicas como naturales. Se puede utilizar la terapia con aparatos orales (OAT) para prevenir el colapso de los músculos y tejidos blandos del tracto respiratorio, manteniendo las vías respiratorias abiertas en el proceso. En casos severos e insensibles, los médicos pueden recomendar cirugía.
Una vez también puede tratar la apnea del sueño ejercitando los músculos de la garganta y la lengua. El ejercicio continuo de los músculos en la garganta los fortalecerá y hará que sean menos propensos a colapsar durante el sueño. Una manera efectiva de ejercitar estos músculos es haciendo gárgaras con agua durante al menos cinco minutos dos veces al día. Otras opciones de tratamiento incluyen cambios en el estilo de vida, como bajar de peso y hacer ejercicio con regularidad.

3. Síndrome de las piernas inquietas

Es una afección neurológica que interfiere con la parte del cerebro que controla el movimiento de las piernas. Esta condición le da al paciente una necesidad persistente y a veces abrumadora de mover las piernas y otras partes del cuerpo cuando descansa. La mayoría de las personas desarrollan sensaciones de tirón, ardor y picazón en las piernas.
RLS se considera un desorden del sueño porque la necesidad constante de mover las piernas interfiere con la calidad del sueño de una persona. La pérdida del sueño es uno de los síntomas más frecuentes de esta afección. Alrededor del 10 por ciento de los adultos y el 2 por ciento de los niños se ven afectados por el RLS.
Aquellos que sufren de síndrome de piernas inquietas pueden encontrar alivio en remedios caseros, medicamentos especializados o cambios en el estilo de vida. Dormir en un horario regular, el uso de vitaminas, masajear y aplicar calor o frío en las piernas antes de dormir también puede ayudar a reducir los efectos secundarios de esta afección.
Las vitaminas son importantes porque su deficiencia se asocia con síntomas leves a moderados de RLS. Los expertos recomiendan los suplementos de vitamina B y C. También se pueden utilizar suplementos minerales como magnesio, hierro y ácido fólico para acelerar el proceso de recuperación.
Los medicamentos de venta libre para el SPI pueden ayudar en caso de que haya dolor leve a moderado. Los medicamentos como el ibuprofeno, el acetaminofeno y el naproxeno pueden reducir significativamente el dolor. Tenga en cuenta que el uso de estos medicamentos durante un período prolongado puede llevar a efectos secundarios graves como úlceras y problemas cardíacos.

Conclusión

Dormir lo suficiente por la noche es muy beneficioso para su rendimiento y su salud en general. La falta de sueño está asociada con afecciones como enfermedades cardíacas, depresión, accidente cerebrovascular y diabetes.

Por lo tanto, es importante saber reconocer los síntomas de las condiciones del sueño y tratar con ellos antes de que sea demasiado tarde.